Documentos | Sociedad | Economía | Historia | Letras | Filosofía | Ser

 

 

     
 

Microorganismo:
[También llamado microbio] Ser vivo que, debido a su pequeño tamaño, solo se puede observar utilizando microscopios ópticos o electrónicos. La microbiología es la ciencia que estudia estos organismos microscópicos, que incluyen virus, bacterias, algas, hongos y protozoos. Los microorganismos pueden vivir aislados o agruparse formando colonias. CARACTERÍSTICAS: La principal característica que tienen en común todos los microorganismos es su tamaño diminuto. Como consecuencia de ello, los microorganismos poseen algunas ventajas: • La disminución del tamaño supone un aumento de la relación superficie/volumen. Y, por ello, la superficie de contacto con el medio externo es mayor, lo que facilita un rápido intercambio de sustancias con el exterior. • Las pequeñas dimensiones hacen que los compartimentos celulares estén muy próximos, por lo que las reacciones metabólicas son rápidas. Como consecuencia, los microorganismos consumen los nutrientes del medio con rapidez y originan muchos productos de desecho que son eliminados al exterior, alterando en poco tiempo el medio en el que viven. • Se multiplican muy rápido. • Pueden vivir en multitud de ambientes; algunos de ellos de los más inhóspitos en los que es capaz de crecer un ser vivo.

CLASIFICACIÓN:
Los virus, viroides y priones aunque no son verdaderos seres vivos, sino entidades no celulares, se consideran también objeto de estudio de la microbiología. El resto de microorganismos se clasifican en tres de los cinco reinos existentes. Las bacterias y cianobacterias pertenecen al reino Móneras. Son organismos con células procariotas y presentan una gran variedad de formas de vida. Hay bacterias fotosintéticas, quimiosintéticas y heterótrofas. Estas pueden ser saprofitas, descomponedoras o patógenas, como las que producen la tuberculosis o la sífilis. El resto de los microorganismos son eucariotas. Los protozoos unicelulares y las algas unicelulares se incluyen en el reino Protoctistas. Ciertos hongos como las levaduras, son microorganismos que pertenecen al reino Hongos. Muchos de estos seres vivos tienen una gran importancia económica por su uso industrial en la fabricación de antibióticos y productos alimenticios como el pan o el vino, o por las pérdidas que producen al descomponer alimentos.

VIRUS:
Los virus son formas acelulares microscópicas, compuestas solamente de material genético rodeado por una envoltura protectora. La existencia de estos microorganismos se estableció en 1892, cuando el científico ruso Dmitri I. Ivanovsky descubrió unas partículas microscópicas, conocidas más tarde como el virus del mosaico del tabaco. Los virus carecen de vida independiente y son parásitos intracelulares obligados. Sin embargo, se pueden replicar en el interior de las células vivas, perjudicando en muchos casos a su huésped en este proceso. Los cientos de virus conocidos son causa de muchas enfermedades distintas en los seres humanos, animales, bacterias y plantas. Cuando el virus se encuentra fuera de la célula hospedadora recibe el nombre de virión o partícula viral y está formado por todos sus componentes. Fuera de la célula, los virus son estructuras inertes ya que carecen de enzimas para desarrollar su propio metabolismo. El material genético del virus puede ser ácido ribonucleico (ARN) o ácido desoxirribonucleico (ADN) —nunca ambos—, y puede estar formando por una (monocatenario) o por dos cadenas (bicatenario). Además, las moléculas de ácido nucleico pueden ser lineales o circulares. La cápsida es la capa protectora proteica que rodea el ácido nucleico. Las subunidades que componen la cápsida reciben el nombre de capsómeros. El conjunto del ácido nucleico y la cápsida se denomina nucleocápsida. En algunos virus la nucleocápsida está rodeada por una envoltura membranosa que pertenece a la célula que ha infectado. El único objetivo de un virus es la producción de nuevos virus. La replicación viral es un proceso que incluye varias síntesis separadas y el ensamblaje posterior de todos los componentes para dar origen a nuevas partículas infecciosas. 5 OTRAS FORMAS ACELULARES Al igual que los virus, los viroides y los priones también son formas acelulares (no tienen organización celular) microscópicas. Los viroides son secuencias de ARN circular que interfieren en la regulación de los genes de la célula hospedadora y que causan enfermedades en plantas. Los priones son otros agentes infecciosos formados simplemente por proteínas, concretamente glucoproteínas. La proteína infecciosa o prión, identificada con las siglas PrPSC es una forma anormal, con una configuración distinta, de la proteína priónica celular (PrPC). La proteína patógena entra en contacto con la proteína celular provocando en ella un cambio conformacional y transformándola en una proteína alterada que, a su vez, puede inducir el cambio en otras proteínas normales. Esto puede generar graves alteraciones en la célula. De estructura más elemental que los virus, los priones causan enfermedades en los seres humanos y en los animales. Entre las enfermedades originadas por priones se encuentran la encefalopatía espongiforme bovina, conocida también como enfermedad de las vacas locas, el scrapie de las ovejas, y el kuru y la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob en humanos.

BACTERIAS:
Las bacterias son organismos unicelulares visibles solo a través del microscopio, que poseen una organización procariota (carecen de núcleo diferenciado) y se reproducen por división celular sencilla. Son muy variables en cuanto al modo de obtener la energía y el alimento, y viven en casi todos los ambientes, terrestres y acuáticos, incluido el interior de los seres humanos. Las bacterias poblaron la Tierra mucho antes que ningún otro grupo de seres vivos; se han encontrado restos fósiles de bacterias en rocas de hace 3.800 millones de años. En la clasificación en tres dominios establecida por Carl Woese, los organismos procariotas se engloban en dos dominios: el dominio Archaea, que engloba a las arquebacterias, los organismos más antiguos del planeta; y el dominio Bacteria, en el que se incluyen las eubacterias o bacterias verdaderas. Las bacterias presentan diversas formas y pueden también agruparse formando colonias. La célula bacteriana presenta los siguientes componentes: • Una envoltura, denominada pared bacteriana, que es responsable de la forma y rigidez de la célula. Además, protege a la bacteria de la deshidratación y de los cambios de presión osmótica. Está compuesta por peptidoglucanos o mureínas y según la composición de la pared se pueden distinguir entre bacterias Gram positivas o Gram negativas. Algunas bacterias poseen, rodeando a la pared celular, una capa denominada vaina o cápsula bacteriana, formada por sustancias glucídicas, que protege a la bacteria de la desecación y del ataque de los leucocitos del hospedador. • La membrana plasmática es una envoltura fina que separa la célula del medio ambiente que la rodea y regula el paso de materiales. Está formada por una bicapa de fosfolípidos atravesada por proteínas. Carece de colesterol. En la membrana aparecen grandes repliegues, denominados mesosomas, que pueden intervenir en la división celular o en diversas reacciones químicas que liberan energía. • El citoplasma englobado por la membrana plasmática. Contiene fundamentalmente agua, sustancias de reserva, inclusiones cristalinas, proteínas y ribosomas. Sin embargo, las bacterias carecen de los orgánulos citoplasmáticos rodeados de membrana propios de los eucariotas, como mitocondrias, cloroplastos, aparato de Golgi, etc. En el citoplasma hay una zona, denominada nucleoide o región nuclear que contiene el material genético, formado por una molécula circular de ADN de doble cadena. Muchas bacterias poseen también pequeñas moléculas de ADN circulares llamadas plásmidos, que llevan información genética, pero, la mayoría de las veces, no resultan esenciales en la reproducción. Algunas bacterias poseen prolongaciones en la superficie que pueden ser flagelos, apéndices largos y finos, o fimbrias o pelos (pili), filamentos huecos más finos que los flagelos. Las bacterias han desarrollado distintas formas de nutrición: hay bacterias autótrofas (utilizan compuestos inorgánicos como fuente de carbono) y heterótrofas (que utilizan compuestos orgánicos como fuente de carbono). Las primeras pueden ser fotosintéticas (realizan la fotosíntesis y utilizan la luz solar como fuente de energía), o quimiosintéticas (obtienen la energía de la oxidación de sustancias inorgánicas). Las bacterias heterótrofas pueden ser fotoheterótrofas (obtienen la energía de la luz solar) o quimioheterótrofas (utilizan la energía liberada en reacciones químicas).

CIANOBACTERIAS:
Las cianobacterias son organismos unicelulares procariotas fotosintéticos que carecen de núcleo definido u otras estructuras celulares especializadas. Poseen una pared, compuesta por peptidoglucanos, que rodea la membrana. En muchas especies la pared está rodeada por una vaina exterior. Internamente poseen membranas fotosintéticas que contienen los pigmentos y enzimas necesarios para realizar la fotosíntesis. Como las plantas, las cianobacterias contienen clorofila, y también otros pigmentos como las ficobilinas. Ciertas especies tienen vida independiente, pero la mayoría se agrega en colonias o formando filamentos. Su reproducción es por división celular simple o por fragmentación de los filamentos. Las cianobacterias se encuentran en hábitats diversos de todo el mundo: en los suelos, rocas, lagos y arroyos u océanos. Algunas viven en simbiosis con las plantas. 8 ARQUEBACTERIAS Las arquebacterias o arquibacterias constituyen los microorganismos unicelulares procariotas más primitivos. Las arquebacterias fueron inicialmente agrupadas con las bacterias ya que, al igual que ellas, carecen de núcleo definido. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que las arquebacterias tienen algunos genes similares a los de las bacterias pero también poseen otros similares a los eucariotas y algunos exclusivos. Por otro lado, los lípidos de las membranas de las arquebacterias difieren de los que poseen las células eucariotas y las eubacterias. La composición de sus paredes celulares es distinta también a la de las bacterias, porque carecen de peptidoglucano. Por esa razón, los científicos han propuesto la clasificación de estos microorganismos en un grupo o dominio de seres vivos llamado Archaea. Las arquebacterias viven a menudo en ambientes extremos, inhóspitos para cualquier otro ser vivo, como lugares con temperaturas muy altas (termófilos), salinidad extrema (halófilos), pH bajo (acidófilos) o con baja concentración de oxígeno. 9 PROTOZOOS Los protozoos son microorganismos eucariotas unicelulares, algunos de los cuales pueden formar colonias. Están incluidos en el reino Protoctistas. Los protozoos son organismos heterótrofos que se alimentan de materia orgánica; pueden ingerir bacterias, productos de desecho de otros organismos, algas y otros protozoos. Algunos son parásitos de especies animales, incluido el ser humano, y pueden originar enfermedades como la malaria. Muchas especies viven en hábitats acuáticos como océanos, lagos, ríos y charcas. También pueden vivir en el suelo o en las cortezas de los árboles. La mayoría son capaces de moverse utilizando diversos mecanismos: flagelos, estructuras propulsoras con forma de látigo; cilios de aspecto piloso, o por medio de un movimiento ameboide, un tipo de locomoción que implica la formación de seudópodos (extensiones del citoplasma).

ALGAS MICROSCÓPICAS:
Las algas son organismos eucariotas capaces de realizar la fotosíntesis. Se incluyen, al igual que los protozoos, en el reino Protoctistas. Las algas unicelulares son organismos microscópicos que flotan en lagos u océanos formando el fitoplancton. Constituyen el primer eslabón de las cadenas tróficas de los ecosistemas acuáticos. Son organismos autótrofos fotosintéticos que realizan la mayor parte de la fotosíntesis de la Tierra, liberando grandes cantidades de oxígeno a la atmósfera. Presentan clorofila a, pero también pueden tener otros pigmentos como ficobilinas y carotenoides. Los dinoflagelados, las diatomeas y los euglenofitos son los principales grupos de algas unicelulares.

HONGOS MICROSCÓPICOS:
Los hongos son organismos eucariotas heterótrofos que se incluyen en el reino Hongos. Poseen paredes celulares rígidas formadas principalmente por quitina. La mayoría se alimentan de materia orgánica en descomposición (saprofitos) pero también hay especies parásitas. Los hongos microscópicos incluyen las levaduras (hongos unicelulares) y los mohos. Las levaduras tienen una gran importancia económica porque algunas especies son importantes en la fermentación del pan o en los procesos de fabricación del vino y la cerveza. Algunas levaduras provocan enfermedades en animales. Los mohos son hongos filamentosos. Forman capas pulverulentas sobre el pan, el queso, la fruta, etc. Algunas especies tienen importantes usos industriales. Intervienen en la fermentación de algunos quesos: los quesos Camembert y Roquefort adquieren sus sabores particulares de las enzimas de Penicillium camemberti y Penicillium roqueforti, respectivamente. La penicilina, un producto del moho verde Penicillium notatum, revolucionó los antibióticos tras su descubrimiento en 1929. (Encarta)

 

 

[ Inicio | DOCS | Sociedad | Economía | Historia | SER | Literatura | Filosofía | Naturaleza | Africa ]