Sócrates             

 

Aristóteles Sócrates (469-:
Atenas progresó rápidamente tras la batalla de Maratón. En el año 462 el partido democrático, dirigido por Pericles, llega al poder. A partir de este momento, el pueblo tuvo mucha influencia en los asuntos del gobierno, gracias a la importancia dada al jurado popular. Pericles, para engrandecer a Atenas, tuvo que desalojar muchas otras ciudades y trajo a Atenas muchos filósofos, que con su pensamiento le dieron gran esplendor a la ciudad, convirtiéndose en foco cultural y comercial. No obstante, había en Atenas ciertos problemas. Su anhelo de sobresalir sobre todas las demás ciudades originó serios conflictos, sobre todo con Esparta. Además, las luchas entre la oligarquía y la democracia eran continuas. En el año 431 tuvo lugar la guerra del Peloponeso y en el 413 los oligarcas se toman el poder y establecen la dictadura de los cuatrocientos, que poco duró porque el pueblo la derribó. A partir del 406 la democracia, que nuevamente se hallaba en el poder, comenzó a cometer errores mayúsculos, entre ellas el asesinato de diez de sus propios generales, que aunque habían ganado la batalla, no defendieron suficientemente la vida de sus soldados. Más tarde, en el año 404, Atenas queda definitivamente sometida a Esparta y los oligarcas se toman el poder con la dictadura de los "Treinta Tiranos", los cuales duraron ocho meses, al cabo de los cuales sube al poder otra vez la democracia, dirigida por Trasíbulo, quien comete grandes errores y crea un ambiente difícil. Es en este ambiente, concretamente en el año 400, cuando se condena a muerte a Sócrates.

Ambiente Cultural:
Con la democracia surgió una gran conciencia del pueblo. En adelante los edificios públicos eran los más bellos y artísticos... el arte se puso al servicio de la ciudad para elevar su nivel cultural. También la literatura progresó sobremanera y surgieron los grandes maestros como Sófocles, Esquilo, Eurípides y Aristófanes. Era una literatura pública... todas las obras se presentaban en los grandes teatros. Al lado de la literatura estaban los debates públicos sobre los más diversos temas. En ellos intervenían los filósofos, los cuales al exponer las más extrañas y controvertidas teorías, eran tildados de atentar contra la autoridad civil y contra las tradiciones del pueblo. Con esto, los filósofos se vieron en difícil situación. Sócrates no dejó obras escritas. Al preguntarle un día por qué no escribía, respondió: "la escritura se parece a la pintura, sus personajes parecen vivos, pero si se les interroga nada responden... así son los escritos". Por esto tenemos que recurrir a las fuentes que nos hablen de él. Y estas las podemos dividir así: •Adversas: Representadas en Aristófanes que, en su comedia Las Nubes, ridiculiza a Sócrates diciendo que es un ateo y un sofista. •Favorables: Sobresalen tres autores + Jenofonte: Tres de sus obras están dedicadas a Sócrates: "Recuerdos de Sócrates", "La Apología", "El Simposio". En estas obras Jenofonte se vale de sus propios recuerdos y de los que ha escuchado para presentar a un Sócrates que no se interesa por las especulaciones cosmológicas, sino como un personaje que vive pobremente, con sobriedad, virtuoso y creyente, aunque también a veces, lo presenta un poco vulgar, tosco y utilitarista. + Platón: En todos sus diálogos interviene Sócrates; pero los que más se refiere a éste, en los diálogos de la Juventud, por cuanto en ellos trata de mostrar temas que oyó directamente de Sócrates. Sin embargo, la presentación que hace de éste es muy ideologizada. + Aristóteles: Presenta un Sócrates al que no conoció personalmente, sino a través de sus discípulos distingue dos aspectos: Histórico: Un Sócrates que se preocupó por los problemas morales y por formar un hombre en el que se unifique la ciencia y la virtud, para asegurarle un buen ciudadano a Atenas. Idealizado: Es el Sócrates presentado por sus discípulos y a quien se le atribuyen muchas doctrinas que en realidad no fueron suyas (entre ellas, la doctrina de las ideas).

Vida:
Nació en Atenas hacia el año 469 a.C. Hijo de Sofronisco, artesano escultor, y de Fenáretes, quien después de la muerte de su marido se dedicó al oficio de partera. Parece que en su juventud fue escultor, pero no hay ninguna fuente que acredite esto. Heredó de su padre una gran renta, con la cual pudo vivir dedicado a la filosofía sin mayores preocupaciones económicas, pero la perdió en la guerra del Peloponeso, en la cual participó dando cumplimiento a sus deberes civiles. En el año 420 contrajo matrimonio con Jantipa. Probablemente fue discípulo de Arquelao hacia el año 440, pero no se dejó influir por sus ideas, sino que se dedicó a estudiar el problema del hombre, concretamente, la situación del ciudadano ateniense. Deja las especulaciones sobre el cosmos y centra su atención en el hombre... esto le valió la siguiente apreciación de Cicerón: "Sócrates hizo descender la filosofía del cielo a la tierra". Consagra su vida a la formación moral de la juventud ateniense, seguro de que allí residía el futuro del hombre mismo y de la ciudad. Les orienta hacia el conocimiento del propio sujeto y de su conducta. Repite a unos y a otros la famosa frase gravada en el frontispicio del templo de Delfos: Conócete a ti mismo y asegura que ese es el camino para alcanzar la virtud y la felicidad. Tuvo una actuación digna y valiente como ciudadano y soldado, pero, sobre todo, fue el hombre del ágora, el hombre de la calle y de la plaza, que habla e inquieta a toda Atenas. Su educación fue un poco libresca. Parece que aprendió astronomía, matemática y música. Su aparente serenidad y su sonrisa inalterable encubren un fondo profundamente trágico, pues lleva en su alma todo el dolor y tragedia de Atenas. Vivía y vestía muy pobremente, nunca utilizó calzado. Su fealdad corporal se expresaba con sus dotes morales e intelectuales. Frente a los vicios, el lujo y el afeminamiento, frutos de la prosperidad comercial de Atenas, oponía el ejemplo de una vida austera. Viendo la abundancia de objetos que se veían en los comercios exclamó: "Cuánto es lo que no necesito". Su filosofía es existencial... se centra en la verdad y el valor... alguien dice: "en Sócrates vivir y filosofar se confunden, pues afirmar de él que vive buscando la verdad, es lo mismo que decir que busca la verdad viviendo". Vivió siempre en Atenas alejado de puestos y de cargos oficiales. Inicialmente fue un convencido de la democracia, pero cuando ésta comenzó a cometer errores, simpatizó con la oligarquía, asumió una actitud permanente de denuncia y se negó a secundar los intereses políticos del momento. Esto le trajo muchas enemistades e incluso la acusación de deshonrar a los dioses y corromper a los jóvenes. Es acusado de impiedad ante el tribunal de los Quinientos y termina condenado a muerte al ser obligado a beber la cicuta. Pudo haberse librado de la muerte con la ayuda de sus amigos que le facilitaban la fuga, o aceptando una multa o el destierro voluntario, pero prefirió permanecer en Atenas y presentarse ante sus jueces. También pudo haberse señalado la pena, pero esto equivalía a reconocerse culpable. Ante el tribunal adoptó una actitud altanera, desdeñosa y despectiva que hizo irritar los ánimos en contra suya. Se acerca a la muerte con el autodominio que le había caracterizado toda la vida. Después de conversar ampliamente con sus familiares y amigos sobre la inmortalidad del alma, bebe serenamente la cicuta mortal.

Sócrates y los Sofistas: Se declaró adversario de los sofistas por considerarlos como los principales culpables de la decadencia de Atenas. Sin embargo no deja de tener con ellos algunas semejanzas exteriores que ocasionaron la confusión que le costó la vida. •Coincide con los sofistas en su preocupación por la educación de la juventud, pero a diferencia de ellos, no la reduce a una formación brillante y superficial con miras a fáciles triunfos oratorios y políticos, sino que la orienta sobre todo a la práctica consciente del bien, de la justicia y de la virtud, con el fin de formar ciudadanos y buenos gobernantes. •Tanto los sofistas como Sócrates centran su interés sobre los problemas prácticos de la conducta moral del hombre, como particular y como miembro de una comunidad social. •En ambos, los problemas políticos tiene primacía sobre los puramente científicos. Pero hay una gran diferencia: en los sofistas se trataba de proporcionar medios para el triunfo en los negocios del estado sin reparar demasiado en su legitimidad. Sócrates, por el contrario, orienta su actividad y la de sus amigos hacia la superación individual, por medio de la vida virtuosa, a fin de hacerlos aptos para mejorar la vida de la ciudad.

Método Socrático:
A Sócrates le correspondió actuar en un ambiente sofista; de ahí que su método haya sido el del diálogo, la conversación. Pero con una característica: es un método muy íntimo y muy personal que lleva a la comunicación entre personas. Se trata de un método cortante, en el sentido que no permite largas disertaciones. A través del diálogo recurre mucho a las preguntas y en ese preguntar lleva a su interlocutor a reconocer que no sabe nada de lo que se está tratando, para luego moverlo a reflexionar por sí mismo, a que descubra por su propio medio la respuesta auténtica. Aristóteles considera a Sócrates como el inventor del método científico de la inducción; es decir, el método que va de las partes al todo... que parte de formulaciones particulares para llegar a afirmaciones y verdades generales. Al método socrático se le ha llamado mayéutica, por cuanto pretende hacer que no se sabe nada. Comprende dos partes: comienza por colocarse en la conciencia y afirmación de ignorancia... es lo que se ha denominado "ironía socrática". Termina con la "Mayéutica", término que designa el arte de ayudar a dar a luz a la verdad. En esto parece ser deudor del oficio de su madre.

Doctrina Socrática:
•La Reflexión del hombre sobre sí mismo: Es típico su insistente llamamiento a la interioridad. Opone modestamente su "sólo sé que nada sé" a la pretenciosa sabiduría de los sofistas y afirma que el principio fundamental de la sabiduría consiste en el reconocimiento de su propia ignorancia y el reflexionar sobre el propio yo para conocerse a sí mismo. Estimaba como próximo a la locura el ignorarse a sí mismo y creer que se sabe lo que no se sabe. •Antropología: Sócrates tuvo un concepto muy optimista y elevado de la naturaleza y de la dignidad del hombre, como un ser privilegiado entre todos los demás seres del mundo, porque tiene razón, palabra y ciencia. Distingue entre cuerpo y alma y dice que el alma es de naturaleza divina e invisible y superior al cuerpo. •Teología: Platón y Jenofonte se esfuerzan por defender a Sócrates de la acusación asebeia (impiedad), puesto que éste fue religioso, tuvo siempre respeto y veneración hacia los dioses de Atenas y practicó los cultos conforme a los ritos tradicionales. Decía: "que cada uno venere a los dioses según el rito de su ciudad". Manifestó su piedad en la oración, en la obediencia y en los sacrificios. Parece que por encima de los dioses de la mitología tradicional, admiró la existencia de un Dios único, supremo, invisible y ordenador del mundo, aunque no creador. •La Razón: Sócrates es considerado, por encima de Parménides y Anaxágoras, como el verdadero descubridor de la razón y el que abre el verdadero camino de la ciencia. Se preocupa de la exactitud, trata de eliminar las suposiciones, de explicar los términos ambiguos y los conceptos oscuros o dudosos para llegar a la claridad y a la certeza. Distingue entre su razón particular y la razón universal, y decía: "admiro desde hace mucho tiempo mi propia sabiduría, pero desconfío cada vez más de ella". Sin embargo, tiene un optimismo completo sobre el poder de la razón y de la dialéctica para alcanzar la verdad. •Física: Desliga por completo la ciencia moral de la ciencia de la naturaleza. Tiene un concepto optimista del universo y lo concibe como una realidad en la que reinan el orden y la armonía... orden que es definido por la razón universal y por la providencia divina. Sostiene que el orden general del universo debe estar en sintonía con la armonía de la vida individual del hombre. •Ética: Se desarrolla en tres puntos:

Discípulos:
Tuvo cinco discípulos sobresalientes, cada uno de los cuales fundó su propia escuela. Son ellos: •Fedón: Fundó su escuela en Elis, su ciudad natal. •Euclides: Fundó su escuela en Megara, su ciudad natal. Unió la concepción del Bien con la del Ser y la Verdad. •Antístenes: Fundó la escuela de los "Cínicos". La tradición lo presenta como un personaje que quiere imitar a Sócrates en todo. Se dice que enseñaba en un lugar llamado Kinosargues (campo de los perros). Quiso hacer descender la filosofía al nivel del pueblo y por tanto se hizo burdo en su expresión. Identificó la virtud con la ciencia y según él, el ideal del sabio es la autosuficiencia. Predicaba, como ideal de la sociedad el establecimiento de una sociedad sin estado, sin familia. Aseguraba que el amor es libre, natural y que no puede regirse por ninguna ley, y que la mujer es un bien común. Pero en la Escuela "Cínica" el más influyente fue Diógenes de Sínope. Este acentúo la naturalidad que predicaba Antístenes, en el sentido de que debía existir una libertad absoluta para todo. Andaba sucio, sin túnica, simplemente con manto, un bastón y un zurrón... vestimenta que se convirtió en el uniforme de sus seguidores. Como pretendía vivir con la mayor naturalidad posible llegó incluso a comer carne cruda.


[ Home | Menú Principal | Documentos | Clásicos | Mitología | Creación | Atenea ]