China 2010             

 

China: Terminal portuaria China: Crecimiento 2010:
Los planes de estímulo económico diseñados por Pekín han evitado que la crisis económica mundial afectara en exceso a su crecimiento económico, del 8,7% en 2009, según datos del Buró Nacional de Estadísticas (BNE), con lo que China está cerca de superar a Japón como segunda economía mundial. Sin embargo, este imparable crecimiento no está exento de riesgos, como la aparición de burbujas, tal y como quedó evidente ayer al anunciar las autoridades de Pekín un endurecimiento del crédito para evitar un sobrecalimento económico. Otro de los riesgos que afronta es la inflación, que acabó el ejercicio con un alza del 1,9%. La economía del gigante asiático ya creció a dos dígitos (10,7%) en el último trimestre del año, cifra que supone su el ritmo más rápido de crecimiento desde 2007 y contrasta con el 6,1% que marcó durante la fase aguda de la crisis en el primer cuarto de 2009, precisamente el crecimiento trimestral más bajo en China desde 1992. No obstante, el dato definitivo anual es inferior a 2008, cuando crecía a un ritmo del 10,8%. Pese a esta moderación, el dato del conjunto del año supera las previsiones del Gobierno, que esperaba un avance del 8% a mitad del ejercicio y las del Banco Mundial, que si en julio auguraba un repunte del 6,5%, a cierre del tercer trimestre elevó esta cifra a una horquilla de entre el 8% o el 8,4%. La razón, los 586.000 millones de dólares y la política monetaria flexible adoptadas por Pekín para hacer frente al deterioro económico, entre otras medidas. Además, frente al crecimiento de China, cuyo ascenso en los últimos treinta años constituye uno de los acontecimientos más notables de la historia reciente de la humanidad, el resto de grandes potencias como EE UU, Japón y la UE, se mantienen en tasas interanuales negativas, aunque empiezan a sacar la cabeza del agua al cerrar el tercer trimestre, últimos datos disponibles, con tasas intetrimestrales positivas. En este peridodo, la eurozona creció un 0,4% frente al nivel que tenía a finales de junio gracias al tirón de sus principales economías, dejando atrás a España, aunque seguía retrocediendo un 4,7% en tasa interanual. Más de 3,4 billones de euros China "se ha recuperado y avanza en una dirección favorable" tras superar "el tiempo más difícil para el desarrollo económico nacional en el nuevo siglo", ha destacado hoy en rueda de prensa el director del BNE, Ma Jiantang, al presentar las cifras. En cifras absolutas, el Producto Interior Bruto (PIB) en 2009 alcanzó los 4,91 billones de dólares (3,47 billones de euros). El Banco Popular de China decidió elevar en medio punto porcentual los requerimientos de capitalización de los bancos del país, actualmente fijados en el 15,5% para las grandes entidades y en el 13,5% para los bancos de menos tamaño, para endurecer su postura monetaria y atajar la creación de burbujas y el sobrecalentamiento de la economía del gigante asiático, lo que condicionaría su crecimiento. Un fenómeno que arrastraría al conjunto de Asia y los principales países emergentes, y del que no se libraría ni Estados Unidos, ni Europa, ni prácticamente nadie. En caso contrario, las últimas previsiones del FMI apuntan a que China, que desde 2007 el PIB de China ha adelantado a los de Italia, Reino Unido, Francia y Alemania, irá aumentando su crecimiento progresivamente al 9% en 2010, al 9,7% en 2011 y a un ritmo del 9,8% hasta 2013 para, después, moderar su avance al 9,5%. En su conjunto, el organimo augura que los países empergentes crecerán el triple que los desarrollados en este periodo. En cuanto a la composición del PIB, China ha logrado incrementar su ritmo de crecimiento pese a que el comercio exterior del país, el sector nacional más afectado por la crisis financiera mundial por la reducción de la demanda en otros mercados, ha caído un 13,9% durante el pasado año hasta los 2,20 billones de dólares (1,56 billones de euros). En la misma línea, el superávit comercial fue de 196.100 millones de dólares (139.100 millones de euros), lo que supone un descenso del 33,6%. En concreto, las exportaciones se situaron en 1,20 billones de dólares (0,85 billones de euros), un 16% menos, mientras que las importaciones sumaron poco más de 1 billón de dólares (0,7 billones de euros), un descenso del 11,2%. Los recortes en el sector exterior fueron compensados por otros motores de la economía como la inversión y el consumo, que sí crecieron y lo hicieron a doble dígito, impulsados por las políticas de estímulo de los préstamos bancarios y subvenciones a los consumidores. (EFE, enero 2011)


China: Las claves del crecimiento:
La tasa de crecimiento de la economía china en los primeros nueve meses del año se aceleró al 8,9% interanual en el tercer trimestre del año, impulsado por el plan de reactivación del Gobierno basado en inversiones masivas. El PIB de China había crecido 7,9% en el segundo trimestre y 6,1% en los primeros tres meses del año, cifras excepcionales teniendo en cuenta la recesión que afecta a las economías occidentales, aunque mediocres según los criterios chinos. "Estamos seguros de que podemos alcanzar el objetivo del 8% para todo el año. No cabe ninguna duda", declaró hace unos días Li Xiaochao, portavoz de la Oficina Nacional de Estadística de China. Estos positivos resultados, que contrastan con los poco o nada brillantes de otras grandes economías, se atribuyen a la política anticrisis adoptada por el Gobierno chino, la cual incluye un paquete de estímulo de unos 586.000 millones de dólares y una política monetaria flexible, entre otras medidas. El ascenso económico de China en los últimos treinta años constituye uno de los acontecimientos más notables de la historia reciente de la humanidad, y también uno de los fenómenos más difíciles de comprender, tanto fuera como dentro de China. Para Occidente, los masivos cambios que se han dado en el gigante asiático desde finales de la década de los setenta son aún misterio. Para el pueblo chino, en cambio, son causa de una inesperada y enorme mutación que ha introducido a su país, casi de repente, en lo más avanzado de la modernidad. "Si alguien, hace treinta años, hubiese sido capaz de profetizar cómo iba a ser China en 2009, se habrían reído de él y habría pasado por loco", escribe en el prólogo de esta obra Eugenio Bregolat, actual embajador de España en Andorra y ex embajador de España en China (1987-1991 y 1999-2003). "Nadie podía sospechar que el programa de 'reforma económica y apertura al exterior' lanzado, en diciembre de 1978, por Deng Xiaoping, iba a desencadenar el proceso de desarrollo económico más espectacular de la historia universal, por su velocidad, por afectar a un quinto de la humanidad y por haber combinado tres procesos de cambio: de una economía planificada a otra de mercado, de una rural a otra urbana y de una cerrada a otra globalizada. La interacción de estos tres procesos y sus consecuencias sociales, proyectadas sobre la inmensa población de China, dibujan un fresco de una complejidad apenas imaginable". En La China emergente, su autor, Wu Xiaobo, que es licenciado en periodismo por la Universidad de Fudan, en Shanghai, y empezó su carrera haciendo información económica y empresarial en la agencia de noticias Xinhua, describe y documenta, desde una "óptica" local pero validada por Occidente, los éxitos que se han conseguido entre 1978 y 2008, años clave de reformas que provocaron en este país un urgente cambio de mentalidad y una apertura económica sin precedentes. Al mismo tiempo, el autor aporta consideraciones que ayudan a prever en qué puede llegar a convertirse la nueva China. Una China que empieza a recuperar velocidad de crucero. Se estima que con la recuperación de la economía mundial y el entorno comercial, la influencia en la economía oriental sea menos negativa que en los meses pasados. El valor total de las importaciones y exportaciones chinas en septiembre pasado fue de 218.940 millones de dólares, lo que supone una caída del 10,1% respecto al mismo mes de 2008, pero, a su vez, supone un 14,2% más que en el precedente mes de agosto. El futuro del mundo se perfila con alta probabilidad con ojos rasgados. China ha dejado ya atrás a Alemania como tercera superpotencia económica mundial, disputa el segundo puesto a Japón y pisa los talones a la primera, a la economía estadounidense. (El País, enero 2010)


[ Home | Menú Principal | Indice Documentos | Fotos | Cine ]