Crisis: Grecia             

 

Parados en oficina de empleo

Crisis griega junio 2011:
La crisis de deuda en la zona euro, formada por 17 países, ha entrado en una nueva y crítica fase, ante los miedos de que Grecia pueda incumplir sus pagos y desatar un desastre económico mundial como el que siguió a la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers en 2008. Los ministros de Finanzas de la eurozona han dicho a Grecia que tiene que aprobar medidas de austeridad más estrictas antes de que se tome una decisión final sobre nuevos préstamos de la UE y el FMI. Los ministros indicaron que los 12.000 millones de euros de ayuda se pagarían a mediados de julio, lo que permitiría a Atenas evitar el impago Las condiciones previas impuestas son progresos en los planes para recortar el gasto, elevar los impuestos y generar otros ingresos.

Inicio de la situación:
La economía crecía con fuerza de forma sostenida. Los problemas más citados son elevados grados de corrupción y burocracia. Entre los problemas crónicos figura una enorme evasión de impuestos. El ministro de Trabajo estimó que un tercio de la economía no paga nada. El país se unió a la zona euro hace una década, vinculando su economía con otras europeas. El cumplimiento de los requisitos de admisión fue evaluado por las autoridades europeas de una forma muy poco estricta. En 2009 entró en recesión tras 15 años de crecimiento y su déficit presupuestario alcanzó el 15,4 por ciento del Producto Interior Bruto después de una serie de revisiones del Gobierno que mostraron que la economía del país estaba bastante peor de lo que había admitido con anterioridad.

Dimensiones de la deuda:
Grecia tiene una deuda soberana de 340.000 millones de euros, más de 30.000 euros por habitante de una población de 11,3 millones. El rescate de 110.000 millones de euros que aceptó el año pasado de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional ha demostrado ser insuficiente y un segundo paquete valorado en 120.000 millones de euros se está discutiendo en la actualidad. Con una deuda que equivale al 150 por ciento de su producción anual, Grecia ostenta dos récords mundiales: la calificación crediticia más baja para un estado soberano y la deuda más cara de garantizar. Gran parte de la economía griega depende del gasto gubernametal. Para estabilizar su econmía necesita un superávit del 10% pero tiene un déficit del 13,2%. Los bancos extranjeros tienen 54,200 millones de dólares en bonos gubernamentales griegos, con el 96% de dicha cantidad propiedad de bancos europeos. Los prestamistas alemanes fueron los dueños extranjeros más grandes de bonos gubernamentales griegos al final del año pasado, con un total de 22,700 millones de dólares. Los prestamistas franceses estuvieron en la segunda posición, con 15,000 millones de dólares de exposición.

Población griega:
La población ha agotado la paciencia con una iniciativa de austeridad aún más profunda que ha reducido los salarios del sector público en un 20 por ciento y las pensiones en un 10 por ciento. La irritación pública sobre la austeridad - incluidos recortes en las prejubilaciones, aumentos de impuestos y recortes en los beneficios y los salarios - ha derivado en frecuentes huelgas y protestas, algunas de ellas violentas. El desempleo está creciendo. En un sondeo del mes pasado, el 80 por ciento de los encuestados dijeron que rechazaban hacer más sacrificios para obtener más ayuda del FMI y la UE. Los trabajadores de bancos y compañías eléctricas, las contratas del sector público e incluso los médicos han salido a las calles. Los empleados del sector privado culpan a un sector público inflado, los funcionarios culpan a los defraudadores de impuestos y muchos griegos responsabilizan a la corrupción política por los problemas del país. "El gran problema de la sociedad griega es la tendencia a considerar que otro es responsable de todo lo que va mal", dijo el analista Theodore Couloumbis. A principios de 2011 el paro era del 15,9%.

Políticos griegos:
Una parte importante de la población señala a la corrupción política como principal causa de la situación. El 21/06/2011 el Parlamento vota una moción de confianza sobre Papandreu. El partido socialista en el gobierno no consigue el grado de unidad interna necesario. Georgios Papandreu cambió a mediados de junio su gobierno para evitar la disidencia en su partido, y dio la cartera de Economía a Evangelos Venizelos, un rival dentro del partido. Venizelos es un peso pesado político que dirigió los preparativos para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, pero no tiene experiencia económica. El 30/06/2011 el parlamento aprueba las nuevas medidas de ajuste. Papandreu llamó al voto diciendo: Debemos evitar un colapso del país a toda costa. La suspensión de pagos acabaría con el sistema de salud, las escuelas, el 80% de las pensiones y también con los sueldos de todos los funcionarios. Por eso debemos evitar a cualquier precio que se derrumbe el país, rectificar los errores y avanzar con iniciativas comunes.

Consecuencias fuera de Grecia:
Cuanto más tiempo continúe la crisis, mayor será el riesgo de que se extienda la situación a las economías de la zona euro con problemas, como Irlanda y Portugal, que ya han sido rescatados, y España, cuya economía es mucho más grande y cuyo rescate sería bastante más caro - quizás demasiado caro. Un impago de Grecia dañará a los bancos que tienen deuda griega, entre ellos el Banco Central Europeo y los grandes prestamistas franceses y alemanes. También podría llevar a los mercados de crédito a la paralización, como ocurrió tras el colapso de Lehman, cuando los bancos virtualmente dejaron de prestarse dinero entre sí. La Casa Blanca dijo el 16 de junio que la crisis griega estaba actuando como un viento en contra para la economía estadounidense, pero las opiniones varían sobre el nivel de exposición de los bancos estadounidenses. Un impago griego sería una catástrofe y una humillación para la Unión Europea, que lanzó el euro en 1999 como su proyecto más ambicioso y como un símbolo de la unidad del continente. Eso ha llevado a algunos expertos a pensar lo impensable: que la zona euro podría romperse, bien por la expulsión de Grecia o por la marcha de Alemania, el gran pagador de la UE, que puede verse tentada a volver a su moneda anterior, el marco. La crisis griega refleja una debilidad intrínseca en la estructura del euro - una zona monetaria con un tipo de interés que vale para una serie de economías muy diferentes, y 17 países diferentes con su propia política fiscal. De cómo se resuelva esta crisis dependerá el fracaso o la supervivencia del proyecto. Los grandes pagadores de la UE - principalmente Alemania, Francia y el Banco Central Europeo - han tenido dificultades para acordar un mecanismo de rescate. Los gobiernos europeos están deseando evitar un "impago difícil" ya que eso podría amenazar a los bancos de toda la zona euro y otros más lejanos. Por ello están abordando un "aterrizaje suave" en forma de una extensión de deuda o refinanciación voluntaria de los acreedores, pero algunas de las propuestas han sido criticadas y calificadas de impago pero con otro nombre. La prima de riesgo -el sobreprecio que un país tiene que pagar para financiarse por la falta de confianza que encuentra entre los inversores- tocó en España el 27/06/2001 el máximo de 293 puntos básicos. Alemania puede ofrecer un interés inferior al 3% por un bono a diez años mientras el Tesoro español se ve obligado a remunerar el mismo producto casi al doble.

Angela Merkel:
La figura más influyente a nivel europeo como jefa de Gobierno de la economía más fuerte de la UE. Está perdiendo popularidad y ha sufrido una serie de derrotas electorales en los comicios estatales. Está sometida a una intensa presión de la opinión pública alemana, molesta con tener que pagar la mala gestión griega - de ahí su insistencia en que los bancos deben compartir la carga. Ha sido acusada de frenar el segundo paquete de ayuda griego, erosionando aún más la confianza de los inversores, lo que podría hacer el rescate aún más caro.

Plan de ajuste 2012-2015 (aprobado 29/06/2011):
Prevé ingresos por valor de 28.400 millones de euros, entre aumentos fiscales y recortes de gastos, y otros 50.000 millones más por la privatización de empresas del Estado, así como una disminución del 25% del funcionariado, lo que supone la desaparición de 150.000 empleos de los 700.000 existentes. Los griegos pagarán en 2011 2.300 millones más en impuestos (en 2012 sufrirán aún mayor presión fiscal, un incremento de 3.380 millones). Entre otras tasas se aplicará el "impuesto solidario", que grava proporcionalmente los ingresos del 1% al 5%. Aumentará el IVA en restaurantes y bares, del 13% al 23%. Contempla el recorte de beneficios sociales; la reducción del gasto en Sanidad y Defensa, entre otras partidas, y el aumento de las contribuciones a la seguridad social. El Gobierno pretende reducir el déficit a menos del 3% en 2014 y aligerar la deuda, de 350.00 millones de euros.

 
Obama y Ben Bernanke Alan Greenspan Milton Friedman Salgado y José Blanco

[ Home | Menú Principal | Documentos | Información | China | Media ]